Afrodisíacos naturales
Puntúa este artículo

La sociedad humana se diferenció de los animales por varias cosas, pero hay una en particular que permitió su supervivencia: poder cocinar. La cocina también tuvo otras ventajas, como saber utilizar los alimentos para otros fines mucho más divertidos. Por supuesto, hablamos de sexo y del uso especial de los afrodisíacos en el desarrollo del erotismo y la sexualidad.

Si aún no te convence la idea, te invitamos a que continúes leyendo.

¿Qué es un afrodisíaco?

Siendo técnicos, un afrodisíaco es toda aquella sustancia capaz de despertar o incrementar el deseo sexual, a la vez que logra un efecto vasodilatador. Tradicionalmente la sabiduría popular reconoce como afrodisíacos naturales diversas sustancias, que van desde alimentos y frutas, hasta perfumes, e incluso medicinas mágicas. Siguiendo esta línea, entonces, podemos definir dos grandes tipos de elementos afrodisíacos:

  • Naturales: donde se incluyen principalmente alimentos, infusiones, técnicas o aromas capaces de despertar el deseo sexual.
  • Artificiales: en donde se engloban todos aquellos compuestos diseñados de manera química , que cumplen una función específica, como los perfumes, geles y demás compuestos químicos que se encargan de potenciar el deseo sexual.

Historia de los afrodisíacos

Su nombre viene de la diosa griega Afrodita, hija de Cronos y madre Eros. La leyenda cuenta que los afrodisíacos están investidos de poderes otorgados por esta diosa, como dones a sus devotos para mantener la pasión en su nombre. Estos elementos se han utilizado en distintas culturas,  como la griega, donde le atribuían propiedades especiales a los higos y nueces; romana, con el consumo de vino especiado e incluso la árabe, con alimentos como berenjena y zanahoria.

En otras tradiciones, como la china, se creía que las partes de distintos animales salvajes, como los cuernos de rinoceronte o el elixir de pata de tigre potenciaban la virilidad. De la misma manera ocurre con culturas, como la peruana, que atribuye poderes especiales a la “leche de tigre” utilizada para macerar el ceviche.

Alimentos afrodisíacos, una enumeración

Existen numerosos alimentos que se cuentan como afrodisíacos, cada uno con una función diferente. Estos son solo algunos:

  • Miel de abejas.
  • Mariscos, especialmente las ostras y los ostiones,
  • Frutos rojos, como cereza y frambuesa.
  • Parte del reino de las Allum, en las que se incluyen los ajos, cebollas y puerros.
  • Rizomas como el Ginko Biloba, el ginseng , la cúrcuma y la galanga.

La lista, obviamente puede ser mucho más larga. Pero esta sirve para dar una idea de cómo identificar los afrodisiacos naturales y cómo utilizarlos.

El mejor afrodisíaco: la confianza en pareja

Sin embargo, es necesario añadir que ninguno de estos métodos posee un aval certificado por la ciencia, por lo que si decides utilizarlos, debes procurar que tengan un carácter más lúdico, con miras a pasar un buen rato, más que a buscar un resultado concreto.

Debido a que no existen fórmulas mágicas para incrementar el deseo, deben utilizarse como elementos complementarios que permitan desarrollar la confianza en pareja, lograr nuevas técnicas de estimulación y por supuesto, lograr una vida sexual mucho más plena.

Juguetes sexuales, los afrodisíacos de la nueva era

En este sentido, los juguetes sexuales han cobrado un auge inusitado, sobre todo al momento de innovar en la intimidad sexual. Entre los juguetes más buscados para este tipo de prácticas destacan los geles, aceites de masaje y perfumes de feromonas.

Los juguetes sexuales han llegado para cubrir ese espacio que queda entre el deseo y un sugerente entrante de ostras, por lo que incluirlos en la dinámica le dará un plus extra a la creatividad y avivará el deseo entre ambos.

Los afrodisíacos naturales deben verse como un complemento más de la rutina sexual, pero nunca como un sustituto total de la libido, ya que perdería de esta forma su función principal. De la misma forma,  al utilizar afrodisíacos, ya sean naturales o no, es necesario recordar que ningún compuesto es capaz de sustituir la química existente en una pareja.

Para finalizar, recuerda que la comunicación asertiva, el respeto y la atención a las necesidades del otro son el mejor estimulante que puede utilizar una pareja para desarrollar su vida sexual.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.