Saltar al contenido

¡Atrévete a probar nuevas posturas sexuales!

1 agosto, 2018
Puntúa este artículo

¿Practicas siempre la misma postura sexual? En Tu Juguete Erótico te invitamos a que tomes la iniciativa para probar otras posturas sexuales. Esto te hará descubrir otras zonas de tu cuerpo y maneras distintas de disfrutar del encuentro con tu pareja. A continuación, te mencionamos algunas de las posturas que puedes empezar a practicar para potenciar tu vida sexual.

Los clásicos

El maquinista

En esta postura sexual, la mujer se coloca al lado derecho de su compañero, él se arrodilla y sube una de las piernas de ella. Con esto, se logra una mejor penetración y se mantiene el contacto visual, un gran potenciador para la excitación.

Bailarín de ballet

La pareja se encuentra de pie, uno frente al otro. La mujer rodea y envuelve con una de sus piernas la cintura de su compañero, mientras este la sostiene. Esta postura sexual permite besarse y mirarse, lo que permite una mayor conexión entre los dos.

La carretilla

Para esta postura sexual es necesario que ambos tengan fuerza en los brazos. La mujer necesita apoyar las manos y los pies sobre el suelo, luego, el hombre la agarra por la pelvis y aprieta la cintura. Con esto se logra una mejor penetración y una perspectiva única.

La montaña mágica

Consiste en sentarse frente a frente, con las piernas dobladas y apoyadas en sus manos. Es perfecta para los amantes más apasionados que disfrutan al máximo la conexión de sus miradas.

El presidente

En esta postura sexual el hombre se sienta al borde de la cama y la mujer se sienta sobre él, mirando hacia otro lado. La finalidad es alcanzar el punto G.

La caracola

La mujer se recuesta con las piernas levantadas y luego cubre con los tobillos cruzados la cabeza de su pareja. El hombre va a adoptar la postura del misionero, tendrá las manos libres para estimular el clítoris.

El puente

La mujer se coloca en postura de puente, dejando descansar su peso sobre los hombros y el hombre se coloca de rodillas. De esta manera, se le hace más fácil la penetración y, al mismo tiempo, acariciar el clítoris y masajear el pubis.

Posturas sexuales para adelgazar

La silla

El hombre se sienta sobre una silla y ella a horcajadas sobre él. Puede ser de frente para mantener el contacto cara a cara o de espalda. Con esta postura sexual ella tiene pleno control de movimiento, acceso total a su clítoris y pezones para ser estimulados por ella misma o su pareja.

Cowgirl inversa

El hombre se acuesta boca arriba y ella se acuesta en sentido contrario. En esta postura la mujer debe encontrar el equilibrio adecuado para poder inclinarse hacia adelante y hacia atrás. Debe asegurarse de que su compañero se sienta cómodo.

De pie

Esta postura sexual da la libertad de practicar sexo anal o vaginal. Ambos están de pie, él detrás y ella delante con las piernas abiertas. Lentamente va a bajar hasta colocarse en un ángulo de 90 grados para que su compañero realice la penetración por la espalda.

El cangrejo

Ambos se colocan en posición de “cangrejo”, es decir, apoyando sus manos y los pies en el suelo, cada uno en un extremo distinto. Esto permitirá que se realicen movimientos hacia arriba y hacia abajo.

Las posturas más placenteras

Flor de loto

Es una postura perfecta para las parejas que quieran tener contacto visual por un tiempo prolongado, y al mismo tiempo experimentar un coito pausado y sincronizado. El hombre se sienta con las piernas bien estiradas y luego la mujer se sienta sobre él de la misma manera. En este caso, es ella quien lleva el ritmo.

Piernas al hombro

Busca alcanzar una penetración mucho más profunda y placentera. La mujer llevará las piernas al hombro del hombre mientras este la penetra. Se puede alcanzar el orgamo con gran facilidad por medio de esta posición. 

Contra la pared

Para esta postura se requiere que el hombre tenga la fuerza necesaria para sostener el cuerpo de la mujer mientras realiza la penetración. La pareja utiliza como apoyo la pared para tener sexo, haciendo que la experiencia sea divertida y el hombre lleve el control de la situación.

El perrito

Es una posición excitante y placentera, en especial para las mujeres, ya que los orgasmos están completamente garantizados. Es este caso, la mujer se apoya sobre sus rodillas y coloca las manos sobre el suelo para quedar a “cuatro patas”. El hombre penetra a la mujer mientras la sostiene por la cintura, puede acariciar las nalgas o dar palmadas suaves si a su pareja le causa mayor placer.