Saltar al contenido

¿Cómo usar lubricante?

7 agosto, 2019

Cuando comenzamos una práctica sexual la humedad aumenta nuestra zona íntima, pero hay momentos en los que la lubricación natural no es suficiente para tener una relación sexual placentera.

Sin embargo, utilizar lubricante puede ser la solución para tener un mejor encuentro sexual en estas situaciones. Esta estimulación extra puede aumentar las sensaciones durante el sexo y que el coito sea más placentero. La principal función de estos geles es disminuir el roce durante la práctica sexual; por ello, muchas personas lo utilizan durante el sexo oral y promueven los juegos preliminares.

Cómo usar un lubricante de forma correcta

Un lubricante puede aplicarse no solo en la entrada de la vagina o el ano, sino también sobre el pene o el preservativo. Si es la primera vez que vas a utilizar un gel, te mostramos, paso a paso, cómo hacerlo de manera correcta.

  1. Coloca una pequeña cantidad de lubricante en los dedos o la mano.
  2. Distribúyelo por la zona externa de la vagina para que se mezcle con la lubricación natural.
  3. Un buen comienzo de los juegos preliminares es pedir a tu pareja que te esparza el lubricante.
  4. Masajea la zona genital con el lubricante. Esto relajará y estimulará la zona para comenzar la relación sexual.
  5. Si vas a utilizarlo con un juguete erótico, aplica una pequeña cantidad sobre el objeto y otro poco sobre la zona donde lo vas a disfrutar.
  6. Unta un poco sobre el condón, así harás más placentero el coito con tu pareja.
  7. Todo listo, ahora a disfrutar.

Usos de los lubricantes

¿Para qué utilizar lubricantes?

El objetivo principal de los lubricantes es contrarrestar la sequedad vaginal, esta puede deberse a cambios hormonales, una medicación concreta o a un exceso de estrés. Por eso, cuando ocurre, la mujer no lubrica de manera natural lo suficiente para que la penetración sea suave y placentera; por ello, estos geles son el aliado perfecto para estas situaciones.

También se usa cuando el pene del hombre es de gran tamaño o la vagina muy estrecha. De esta manera, prevenimos el dolor poscoital. Asimismo, si el hombre no segrega suficiente líquido preseminal, es recomendable aplicarlo a su pene.

Si lo que estás pensando es en realizar una penetración por detrás, nunca debes olvidarte del gel. El ano puede excitarse y dilatarse pero no tiene función lubricante, por eso es necesario aplicar lubricante. Por otro lado, es recomendable su uso con juguetes sexuales porque proporciona un suave contacto y permite evitar la irritación. Por último, también se pueden utilizar estos geles para realizar juegos preliminares al tener un olor erótico y ser hipoalergénicos.

9 formas de usar lubricante durante el sexo

  1. Úsalo durante los preliminares: ponte un poco en la palma de la mano y esparcelo por la vulva y los labios. Estos geles no solo sirven si tienes problemas de lubricación, también son un gran aliado para juegos preliminares.
  2. Lo primero que hay que hacer es calentar el lubricante. La mejor táctica para hacerlo es a partir del contacto físico. Para ello, se recomienda poner un poco en tus pezones, o los de tu pareja, para que la estimulación sea más excitante.
  3. Aprovéchalo para mejorar los orgasmos: aplica unas gotas de lubricante en el perineo del hombre. Antes del clímax, toca con tus dedos el lugar lubricado, esto aumentará su orgasmo.
  4. Masturbarte con él: aplica unas gotas de lubricante a base de agua en tus dedos antes de tocarte. Esto dará una suavidad incomparable.
  5. Combínalo con tu vibrador: con ello tendrás un plus que te dará una sensación diferente y fluida. Pero si el vibrador es de silicona, no uses un lubricante a base de agua.
  6. Utilízalo durante el sexo vaginal: puede aplicarse sobre el cuerpo, el pene o el condón. ¿La cantidad? la de una moneda de dos céntimos.
  7. Durante el coito anal. Como hemos dicho, el ano no tiene función lubricante, por eso es necesario utilizar estos geles si queremos realizar una penetración por detrás.
  8. Para una felación: existen lubricantes con sabor que pueden darte humedad suficiente para que tu mandíbula descanse un rato.
  9. Puede usarse como aceite de masaje.

¿Qué tipo de lubricante debo usar?

Cómo en la variedad está el gusto, existen una amplia gama de lubricantes. Siempre tienes que buscar el gel que mejor se adapta a tus necesidades. En rasgos generales, los lubricantes pueden dividirse en tres:

  • Lubricante de base acuosa: estos geles a base de agua son más ligeros y tienden a ser más suaves. Ideales para pieles sensibles, son fáciles y de lavar y nada pegajosos. Además, puedes encontrarlos en muchos sabores y con efectos frío o calor.
  • Lubricantes a base de silicona: más espesos que los anteriores, no son fácilmente absorbidos por la piel, lo que hace que su duración sea mayor y puedas disfrutar sin tener que volver a aplicar. También puedes encontrarlos en varios formatos.
  • Gel íntimo natural: este lubricante ayuda a mantener el equilibrio de la piel y su hidratación al contener unos ingredientes prebióticos.

¿Cuánto lubricante debo usar?

No hay una regla exacta que te diga cuánto gel debes usar. Si es la primera vez que lo utilizas, es recomendable comenzar con una pequeña cantidad y aplícarlo en la zona deseada con la yema de los dedos.

Si la sensación que te produce es buena, puedes aumentar la cantidad hasta que sea la que tu deseas.

¿Cuánto dura un lubricante?

Por norma general, el lubricante suele durar unos tres meses desde que lo abrimos. Además, es recomendable mantenerlo en un lugar alejado del calor y la luz solar, pero no es necesario tenerlo en la nevera.

Preservativos y lubricantes: ¿Pueden usarse juntos?

Por supuesto. Todos los lubricantes pueden usarse con los preservativos; además, es recomendable utilizarlo de manera conjunta. Para ello, debes añadir gel en la parte externa del condón cuando te lo hayas puesto. También puedes ponerlo dentro de la vagina para conseguir una lubricación extra.

¿Los lubricantes son comestibles?

Los lubricantes de base acuosa, la mayoría, se pueden emplear para el sexo oral; por lo que pueden utilizarse sin problemas. Además, en la actualidad existen lubricantes con sabores que pueden darte el gusto que quieras.

Consejos útiles para tener en cuenta

Si estás pensando en utilizar un lubricante íntimo, ten en cuenta los siguientes tips:

  • Existen lubricantes que se calientan o enfrían con la fricción.
  • Guarda siempre el lubricante en un lugar fresco, seco y seguro, fuera del alcance de los niños. Además, no olvides revisar la fecha de caducidad siempre antes de usarlo.
  • Analiza los ingredientes de los lubricantes para prevenir alergias o irritaciones.
  • Los lubricantes no son compatibles con látex. Si usas un condón de ese material, nunca utilices un gel.
  • Los lubricantes más viscosos son apropiados para el sexo anal, sexo bajo el agua y con juguetes eróticos.
  • Los geles con menos viscosidad son recomendables para el sexo oral o la penetración vaginal.
  • Cierra siempre el recipiente después de utilizarlo. No lo expongas al sol o a un calor excesivo; si no, se dañará.

Ya sabes todo lo que hay que saber sobre los lubricantes íntimos. No pierdas tu oportunidad y úsalos en tus momentos íntimos y añade más diversión en tus encuentros sexuales.