Cuando se trata de excitar a la pareja, hay personas que no tienen ningún reparo en recurrir a juguetes sexuales como puede ser el caso de anillos vibradores, consoladores o fundas para pene. Pero en muchas ocasiones, no se trata tanto de los artículos eróticos utilizados sino del juego psicológico que proporciona su uso. Por ejemplo, en nuestro sex shop online puedes encontrar esposas para disfrutar de una sesión de sexo atado. Y aunque este juguete puede parecer más inofensivo que otros, su utilización resulta realmente excitante. Porque admitámoslo, a la mayoría de nosotros nos pone hacer el amor atados y hoy te vamos a contar por qué.

Esposas, la erótica de la dominación

La dominación sexual es una de las fantasías sexuales más recurrentes, tanto para hombres como para mujeres. Y una de las formas de dominación más excitante y fácil de practicar es mediante unas esposas como las que puedes adquirir en nuestra tienda erótica online.

Además, hacer el amor atado provoca una gran sensación de placer a las dos partes que participan en el acto. Por un lado, si tú eres la persona que se encuentra inmovilizada mediante las esposas, seguro que no eres capaz de controlar la excitación que esa situación te está provocando: desnudo/a, sin posibilidad de usar tus manos y esperando a que la otra persona haga contigo lo que quiera. El calor, el deseo, el miedo y el hecho de no poder tomar la iniciativa con tus propias manos dan lugar a una bomba de placer que estallará con cada movimiento que realice tu pareja.

Y si estás en la parte dominadora, el encuentro sexual no puede resultar más morboso. Imagínate que tienes delante a tu pareja, desnuda, con las manos inmovilizadas por las esposas y esperando a que tú tomes el control de todo lo que va a pasar entre vosotros. Seguro que notas cómo aumenta su deseo, sus ansias de saber lo que va a ocurrir y su impaciencia por conocer tus próximos movimientos. ¿Se te ocurre algo más excitante?

Fundas para el pene y esposas

Además, la dominación mediante esposas admite varias posturas y todas ellas igual de excitantes. Por ejemplo, está la posición clásica en la que los brazos de uno de los miembros de la pareja están atados al cabecero de la cama mediante las esposas. Esta posición le otorga el control total a la otra persona que podrá recorrer el cuerpo de su pareja con sus manos o su lengua… También podrá masturbarla, lamer sus genitales o  iniciar la penetración sin que la otra parte pueda resistirse.

Aunque el colmo de la excitación cuando hablamos de hacer el amor atado, consiste en atar a la pareja desde arriba. Es decir, si tienes la suerte de contar con una viga o estructura resistente en tu casa, se trata de que uno de los dos esté atado con las esposas, manteniendo los brazos en alto y quedando “suspendido”, aunque el cuerpo tenga un punto de apoyo. Ir desnudando a tu pareja mientras se encuentra atado y sin posibilidad de resistirse, hará que te mueras de ganas de hacerle el amor.

¿Te animas a comprar unas esposas en nuestro sex shop Tu Juguete Erótico? Te aseguramos que este juguete puede proporcionaros a tu pareja y a ti, una dosis de excitación que quizás hace tiempo que no sentís. Anímate y realiza tu pedido a través de nuestra página web.

¿Quiere un 12% de descuento en nuestra tienda online?

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibirá GRATIS su cupón dto.


Visita nuestro Sex Shop online

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.