Los vibradores surgieron como tratamientos terapéuticos para sanar la denominada “histeria femenina”, sin embargo hoy se utilizan mayormente para ayudar en la búsqueda del placer.
Las mujeres quieren gozar y no necesariamente con una pareja: cada día son más las que reconocen que buscan ese placer a través del autoestímulo y que para eso ocupan juguetes sexuales. ¿Pero a quién se le ocurrió crear estos ingeniosos accesorios?
Aunque no lo creas, la mayoría de estos juguetes surgieron como herramientas terapéuticas: los vibradores aparecieron en Inglaterra, en 1880 gracias al doctor Joseph Mortimer Granville, en medio de la epidemia de la “histeria femenina”. Esta enfermedad había sido descrita en la época greco romana como “útero ardiente” o “fiebres vaginales” y su síntoma principal era la histeria y la irritabilidad en la mujer.
El tratamiento para curarlas consistía en estimular su clítoris con un aparato electromecánico -hoy más conocido como vibrador o dildo-, para producirles un “paroxismo histérico”, más conocido como orgasmo.
Según el portal femenino, Wom Sense, la demanda de esta terapia tuvo una gran alza y la empresa Hamilton Beach, aprovechó esto patentando los vibradores en 1902. De esta forma, el dildo personal se convirtió en el tercer aparato eléctrico disponible en los hogares, solamente superado por el refrigerador y el ventilador, pero es más antiguo que la plancha eléctrica, la licuadora y la aspiradora.
Sin embargo, la buena imagen y reputación de los vibradores cambió a mediados del siglo XX: En 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad legítima, sino un mito anticuado. Junto a esto se empezó a ver a los dildos como juguetes de perversión porque eran utilizados en las películas porno de la época.
Por suerte, el veto a los vibradores sólo duró hasta los años 60´s con el comienzo de la revolución femenina. Ahí comenzó el boom: En las grandes ciudades se amplió la variedad de juguetes sexuales y se abrieron las primeras tiendas especializadas. En la actualidad han dejado de ser un tema tabú para convertirse en ayuda para parejas que sufren algún transtorno sexual, pero también para las que les gusta cosas nuevas.

Fuente www.ecualinkblog.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.