El sexo es un juego constante donde las reglas son propuestas y dispuestas por los amantes y los límites son trascendidos por la imaginación y la disposición de sus protagonistas.  Una de las herramientas preferidas para mantener la pasión en ese juego, son los disfraces sexys, con los cuales pueden cumplirse más de una fantasía.

Las opciones para ponerse sexys es de lo más variada. Una de las ropas más comunes en las fantasías del género masculino corresponden a los encajes y poca tela, que consigue desperar el erotismo a ambos sexos, al querer descubrir lo poco que no se ve desde el principio.

Disfraces sexys para todos

Pero si lo que buscas es un disfraz completo, un buen inicio son los clasicos: el uso de medias, sostenidas por el liguero aumenta el morbo y la satisfacción en la pareja.  Muchas hacen uso de looks divertidos donde de manera espontánea y “discreta” vuelven a ser colegiala traviesa. Y sin salir de los clásicos, qué decir del disfraz de enfermera o, siendo un poco más osadas, del de conejita Play Boy Tal vez no sean los más originales que podemos ofrecer, pero de seguro que conseguirás despertar la pasión de tu pareja

Aunque algunos hombres o incluso mujeres lo que prefieren es algo un poco más atípico en su pareja, lo que en el fondo es mucho mejor: la imaginación no tiene límites en el juego del sexo, y todo está dentro de las reglas siempre y cuando ambos estén de acuerdo.

Pero hay que reconocer que hay gustos para todos en cuanto a disfraces sexys: Te sorprendería saber la cantidad de mujeres que encuentran particularmente sexys a sus parejas del género masculino en disfraces rosas. ¿Por qué no probarlo tú también? Aunque es cierto que este tipo de atuendos es sobre todo utilizado en despedidas de solteras, donde dejar que sea el hombre el único vestido de mujer es excitante y divertido a un tiempo.

Y para los que resulten más osados, la diversidad de disfraces es muy amplia, tal y como se aprecia con el disfraz erótico de Kiss Me Surprise, donde la piel es la principal protagonista y el rojo el acompañante perfecto.

Sexy en todo sentido

Al elegir un disfraz sexy es necesario tener en cuenta aspectos que son prioritarios, como lo es el color con el cual se excita más su pareja: Muchos prefieren rojo o negro, aunque en la variedad definitivamente se encuentra el gusto.

Otro punto importante es la fantasía sexual que se quiera cumplir. Para muchos las medias y la poca piel es suficiente para entrar en el juego, mientras que en otras parejas serán los disfraces renacentistas e inclusive los de monjas los que resulten especialmente eróticos. Es aquí donde entra en juego la imaginación y la selección de los mismos.

La actitud y la disposición de jugar el papel es determinante a la hora de entrar en el juego de los disfraces sexys. Para que la fantasía sea perfecta no hay que olvidar que el disfraz no lo hace todo, y que un poco de vocabulario apropiado al disfraz elegido siempre será mucho mejor, consiguiendo que la pareja entre en el juego con más intensidad.

Y, por supuesto, luego está el juego de roles, que es lo máximo en cuanto a fantasiás con disfraces eróticos. Un claro ejemplo es el del ladrón y la policía, donde cada uno interpreta su papel según la escena que se quiera representar… No tiene por qué ser siempre el ladrón el malo.

Lo importante es generar situaciones diferente que permitan dejar volar la imaginación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.