Los aceites corporales generan de manera automática una sensación de bienestar y relajación. La sensación del aceite sobre la piel proporciona además placer, al tratarse de aceites eróticos que resultan idóneos para los que se atreven con algo diferente en los placeres de la cama.

Sin embargo cuando de innovación sexual se trata, las opciones son infinitas aunque poco conocidas por los más inexpertos. Para aquellos que comienzan su exploración en los placeres carnales, los aceites de masaje son una idea nueva pero sencilla que puede ser incorporada progresivamente.

En cuanto a aceites para masajes se trata, dos categorías salen a la luz inmediatamente,  destacando por un lado los aceites estándar para el masaje, y por otro los aceites comestible.  Ambos son  fáciles de utilizar y muy eficientes a la hora de incorporarlos en el jugueteo previo al al sexo propiamente dicho.

Y es que los olores son un punto clave en el proceso previo a la penetración, donde el aceite de masaje con olor aumenta los sentidos exponiendo a la pareja a una sensación de mayor placer.

Uno de los aceites que recomendamos son los de origen oriental. La incorporación de las esencias de almendras, sésamo, aguacate y semillas de uvas consiguen una deliciosa combinación sensual y muy positiva a la hora de compartir el placer en pareja.

Sin embargo hay otros aceites más populares, como son los aceites de olores dulces como el chocolate, muy asociado a los placeres carnales. En ese sentido el aceite SHUNGA APHRODISIAC OIL INTIMATE KISSES CHOCOLATE, es una muy buena opción, ya que se trata de un afrodisíaco capaz de causar placer en todas las zonas erógenas del cuerpo, tanto de él como ella.

No obstante para los menos arriesgados, también disponemos de aceites de masaje que permiten incorporar las nuevas sensaciones a los rituales tradicionales. Un elemento ideal para, por ejemplo, relajarse después del baño.

Aceites Comestibles

En cuanto a los aceites comestibles las opciones varían dependiendo de los gustos de aquellos que los prueban.

Por ejemplo el aceite calor sabor a fresa, además de ser comestible genera un efecto de calor sobre el cuerpo que resulta altamente placentero si se aplica en las zonas correctas del cuerpo.

El chocolate blanco se hace presente en el Warmup White chocolate, con el mismo efecto de calor incorporado pero agregando el maravilloso toque del sabor característico del chocolate blanco. Ambos elementos permitirán a la pareja disfrutar de las bondades de la relajación, excitación y los sabores más dulces.

La variedad para este tipo de aceites de masaje abarca un sinfín de modalidades, todas ellas de lo más placenteros. Por nombrar solo algunos de los sabores que ofrecemos en aceites comestibles está el café, coco, frambuesas, cerezas, o Green tea para los más conservadores.

Pero indistintamente del sabor, la idea de usar estos aceites es incorporar todos los sentidos en el acto sexual, dejando a un lado los tabú y creando toda una experiencia gracias a un mundo de sensaciones gratificantes.

Bien sea aceite de masaje o comestibles, la idea es identificar el sentido que más excitación genera en la pareja, el tacto o el gusto. Sin duda alguna esta decisión será determinante para compartir un momento único y renovador en la pareja.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.